Novelista, historietista y diseñador gráfico, Bernardo Fernández Bef (Ciudad de México, 1972) obtuvo en 2005 el Premio Nacional de Novela Negra Una vuelta de tuerca, con Tiempo de alacranes, novela que al año siguiente lo hizo merecedor del Premio Silverio Cañada en la Semana Negra de Gijón, y que se convirtió en el principio de una saga que va por su cuarta entrega. Aquí te presentamos su confesión.

 

¿Cómo fue tu primer encuentro con la novela negra?

Leyendo a Edgar Allan Poe de adolescente. Mi papá me regaló los cuentos completos y ahí di con “Los crímenes de la calle Mogue” y “La carta robada.” De ahí pasé a Conan Doyle y poco después a Hammett con El halcón maltés y ya en la universidad me devoré El complot mongol y todo Belascoarán. Aunque siempre mi primer amor fue más la ciencia ficción, el noir siempre estaba ahí, a un lado.

 

¿Qué autor de novela negra consideras indispensable?

Ed McBain.

 

¿De qué escritor has leído más libros?

Tengo un empate entre McBain, Connolly y Robert Crais.

 

¿Cuál te parece el mejor detective de todos los tiempos y por qué?

Batman. ‘Nuff said.

 

De todos los criminales literarios conocidos, ¿cuál te parece el mejor construido?

Hannibal Lecter.

 

¿Qué debe tener una novela negra para atraparte?

Debe combinar a partes iguales la novela de aventuras con el periodismo duro y un buen registro de lenguaje.

 

Si la novela negra fuera un automóvil, ¿qué modelo sería?

Un Plymouth Fury 1958.

 

Y si fuera una bebida…

Bourbon.

 

Una ciudad…

Los Ángeles.

 

Si tú fueras una novela negra, ¿cual sería tu título?

La venganza de los nerds.

 

¿Qué te motiva a escribir novela negra?

Me fascina leerla. Siempre pienso, como todo escritor, que hay aún historias que nadie me ha escrito.

 

¿Cómo eliges el crimen que quieres contar?

Empecé por obligación por el narco. Pero me parece que está saturado y me fui moviendo a cosas más refinadas: cuello blanco y tráfico de obras de arte. Ahora voy por terrorismo.

 

¿Qué peso tiene el concepto de impunidad en tu obra?

Fundamental. De eso está hecha la novela negra mexicana.

 

¿Dónde ocurren tus historias y cuál es el peso del lugar en ellas?

Básicamente CDMX pero van por todo el mundo. Literal (Tokio, Tánger, París…)

 

¿Crees en los finales felices?

Creo en los finales coherentes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *