Eduardo Antonio Parra, autor de los libros de cuentos Los límites  de la noche, Tierra de Nadie, Nadie los vio salir Parábolas del silencio; y de las novelas Nostalgia de la sombra Juárez, el rostro de piedra responde al interrogatorio de Acapulco Noir y nos da algunas pistas sobre su visión de la novela negra.

 

¿Cómo fue tu primer encuentro con la novela negra?
En la adolescencia, mi madre leía las novelas de Agatha Christie, y un día tomé una de su librero.

¿Qué autor de novela negra consideras indispensable?
Raymond Chandler.

¿De qué escritor has leído más libros?
De Raymond Chandler.

¿Cuál te parece el mejor detective de todos los tiempos y por qué?
Phillip Marlowe, por ser un tipo duro y al mismo tiempo reflexivo y lleno de ideas profundas.

De todos los criminales literarios conocidos, ¿cuál te parece el mejor construido?
Raskolnikov, de Dostoievsky.

¿Qué debe tener una novela negra para atraparte?
Un reflejo de la realidad social del país en que está situada. Una trama dura y llena de incógnitas y suspenso.

Si la novela negra fuera un automóvil, ¿qué modelo sería?
Un Tsuru (por democrática).

Y si fuera una bebida…
Tequila.

Una ciudad…
Ciudad Juárez, Chihuahua.

Si tú fueras una novela negra, ¿cual sería tu título?
“Con la muerte a cuestas”.

¿Qué te motiva a escribir novela negra?
La realidad que me rodea.

¿Cómo eliges el crimen que quieres contar?
Por la personalidad de la víctima y por la personalidad del asesino.

¿Qué peso tiene el concepto de impunidad en tu obra?
Es indispensable (reflejo de la realidad mexicana): si no hay impunidad, no hay novela negra, según yo.

¿Dónde ocurren tus historias y cuál es el peso del lugar en ellas?
En el norte mexicano, en Monterrey y otras ciudades. El sitio es esencial porque determina el tipo de violencia y el tipo de impunidad.

¿Crees en los finales felices?
No.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *