Aunque nacido en el Bajío (Guanajuato, 1965), Eduardo Antonio Parra es considerado uno de los máximos representantes de la llamada Literatura del Norte; ha escrito dos novelas, una de ellas enteramente negra, Nostalgia de la sombra, que tienen por protagonista a un asesino a sueldo que a causa de un trabajo debe enfrentarse a su pasado; sin embargo, el grueso de su obra se desarrolla en el cuento: Los límites de la noche (1996), Tierra de nadie (1999), Nadie los vio salir (2001) y Parábolas del silencio (2006), son los libros que reúnen la mayoría de sus narraciones, recopiladas a su vez en Sombras detrás de la ventana (2009).

La literatura de Eduardo Antonio Parra no puede inscribirse llanamente en la tradición de la narrativa policiaca y criminal porque ese no es su propósito. Es cierto que los criminales y los policías son parte de la caterva de personajes que pueblan sus historias, pero sus cuentos están más emparentados con la llamada literatura del “lado moridor” porque, diría José Revueltas, coinciden con “el verdadero movimiento de la realidad”; es decir, nos permiten presenciar el proceso de degradación de los personajes en medio de la pugna por la supervivencia en un mundo envilecido que los oprime.

Sus historias transcurren siempre en la frontera, no como lugar geográfico, aunque el desierto y el río sean escenarios recurrentes, sino en los límites de todos los opuestos: la vida y la muerte, la culpa y la expiación, la fe y la desesperanza, el amor y el resentimiento. Prostitutas, drogadictos, agentes corruptos, migrantes, noctámbulos solitarios, asesinos, se encuentran en las calles, en los antros, en los corredores de miseria de las urbes, en los pueblos olvidados, y viven con naturalidad la violencia que los rodea, la aceptan, la permiten e, incluso contra su voluntad, la ejercen.

 

 

 

 

Categorías: Club de lecturaReseña

1 comentario

Silvia Salazar Almenara · agosto 26, 2018 a las 4:54 pm

Los límites de la noche. José Antonio Parra. A propósito de la noche, sus cuentos van engarzando las vidas de los varios personajes nocturnos y sus conflictos.
Temas como la traición a un juramento pactado en la edad infantil, Hacer creer a sí misma que se es una diosa cuando la competencia por la prostitución callejera se la llevan los travestis, La soledad de un homosexual maduro que aparenta ante la sociedad, el miedo cercano a la muerte y la venganza hacia un inocente… son algunos de los temas que aborda magistralmente el autor.

Silvia Salazar Almenara. Reto Noir. Club de Cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *